Sacrifice of A Nakuk Maku Elder, a Sign of the Times

 Global TV Live News Alert–

Sacrifice of A Nakuk Maku Elder, a Sign of the Times.

(Miami, FLA) – Oct 19, 2006-   Last night I got a phone call from Marcela Campuzano, a special friend in Bogotá, who our representative in South America for Global TV Live and Tribal Ink News. http://www.tribalink.org she is an anthropologist and work with Pacifistas Sin Fronteras. http://www.pacifistassinfronteras.org . We have been working on the Kogi film and documenting the different tribes in Colombia. She sent me the Agency France Press release about the Nakuk a tribe on the edge of extinction. 

Her good friend Ruth who works for the UNPD or PNUD in Bogotá, a UN agency http://www.undp.org , which is helping Indigenous tribes and especially the Nakuk. I heard about this lost tribe in 1992 and was amazed to learn a Colombian nomad tribe was only discovered in the 1988. 

During my time is Colombia this summer, I saw photos and videos of this special tribe and heard about the forced relocation and sickness that resulted in the situation they are in. Ruth has been working with them since the beginning even got sick this past visit because of the poor water conditions and elements of the jungle.

Getting the news of the death of Mow be’ was like seeing an avatar sacrifice himself and a warning to the world, a sign of the times.

Imagine you live in a paradise; all you need is given to you by nature and the ancestral ways. One day, strange people come to your land…they talk different, they dress weird, they carry sticks that make fire come out and kill you. You start getting sick from strange virus and bacteria, which never has happened before and you wonder what is going on.  Then you are forced out of your land because of a war you don’t understand and 160 of your  people are taken to a strange place, where they give you pampers, beans that you don’t know how to cook, medicine that your body never had, you see your children die,  and orders to do what you don’t understand.  

This is the reality of the Nakuk Maku, and Mow be’ a leader from 7 years of age, where he saw his first forced displacement and his father killed 1990. He saw the beginning of the end of his people, the Nakuk Maku, Jóo pi’ clan from the western region of Meu.  These people have survived from ages past and now they may disappear.  

The ONIC, an Indigenous NGO based in Bogotá says that Mow be’ wanted take his people go back to his land even under the hostile conditions between FARC, Para-Military and Fumigation in the region. He was seeking funds to return but the sadness and inner agony was too much….they say he drank some poison, for me it was a sacrifice. A Sign of the Times.

In 1988, when they were first contacted the Nukak Makú were about 1,300 in numbers, now they are less than 500. The are asking for International Help and if nothing is done a nomad tribe with ancient knowledge will disappear before our eyes.

They called him ”Belisario” I call him a warrior, from Wayári’ who now is a beacon of Hope and Bright Light for the Colombian people and the world.

We are going to be posting more news on this and hope to register the final message of a special tribe from my home land. 

For more information see Tribal Ink News http://www.tribalink.org and http://www.myspace.com/lcondor 

Open to feedback and can be reached at lcondorkogi@gmail.com

Lucho L Condor

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~OOOOOOOOOOO~~~~~~~~~~~~~~~~

MURIO MOW BE’ LIDER NUKAK. NO AGUANTO LA PRESION DE NO PODER RETORNAR A SU GENTE A SU TERRITORIO ANCESTRAL

Acaba de fallecer Mow be’ en un Hospital de Villavicencio. Dicen que se suicidó, que estaba desesperado porque no podía conseguir los recursos para que 160 Nukak regresen al oriente del Guaviare, a su territorio que aman y al que quieren volver ya, a pesar del riesgo de la guerra y los grupos armados.

Mow be’ joven del pueblo Nükak fue líder desde niño. Le tocó asumir desde los 7 años el primer desplazamiento forzado. Su padre murió y en 1990 en medio de una epidemia de las varias que han asolado a su pueblo en los últimos años, él, su hermana y hermanito se quedaron con los colonos, que llamaron “Belisario” a Mow be’. Belisario era conocido en toda la región. Cuando creció decidió volver a su gente y tener esposa en un grupo Nukak.

Mow be’, del clan Jóo pi’, era de la región occidental del territorio, Meu, donde los grupos Nukak fueron más golpeados por la colonización y las epidemias. Se casó en la región oriental, Wayári’. De allí tuvo que salir su gente atemorizada, con la esperanza de encontrar seguridad y futuro en otro lugar. Caminaron divididos en dos grupos uno de los cuales llegó a San José en noviembre y el otro en marzo. Aunque la prensa aseguraba que querían quedarse por las novedades que encontraron allí, lo real es que los Nukak querían y quieren regresar, a pesar de que les guste tener objetos como botas, machetes, linternas o grabadoras y a pesar de que necesitan gran apoyo en salud contra las epidemias.

243 Nukak fueron llevados a Puerto Ospina donde hay un bosque relativamente pequeño y donde se enfermaron a los pocos días, falleció un niño y se agotaron los recursos, pues la vida Nukak exige la movilidad en la selva para permitir la renovación de los recursos. Los Nukak del occidente se fueron ya para su territorio que queda relativamente cerca. Los del oriente no están en condiciones de hacer lo mismo, necesitan que se financie el transporte por río o por vía aérea, hastacerca del territorio.

Desde el 18 de septiembre los 170 Nukak del oriente que estaban en Puerto Ospina exigen que se les ayude a retornara su territorio ancestral. Una comisión de la Misión Internacional de Verificación los visitó el 27 de septiembre para oírlos sin mediación y comprobó que habían huido por miedo, pero que querían regresar. “Hemos emprendido una campaña para lograr esos recursos y Mow be’ estuvo en Bogotá para hacer oír su pedido, así lo expreso en el Foro por la Vida y dignidad de los pueblos indígenas y en rueda de prensa al final de la Misión. Después nos llamaba urgentemente por teléfono para preguntar qué habíamos conseguido, se le sentía desesperado, creo que no aguantó la presión de su gente por el deseo y necesidad de regresar a su territorio ancestral. Ahora nos enteramos de su partida lo cual nos reta a mediar y conseguir recursos para que al fin puedan retornar”, precisó Luis Evelis Andrade Casama, Presidente de la ONIC.

Llegamos a apreciar a Mow be’. Lo sentíamos como un hermano que luchaba por su gente como cualquiera de nosotros. En su memoria, por su última lucha, por el querer de los ancianos y de todos los líderes del grupo Nukak desplazado, llamamos a apresurar los esfuerzos para que los Nukak del oriente regresen a Wayari’, para que se consigan los recursos, para que además se concerte ya un acuerdo humanitario para que tras el retorno los Nukak puedan vivir tranquilos en la selva donde han vivido por siglos.

Mow be’, Gran Perdiz, paz en tu tumba, seguiremos la lucha para que tu gente retorne, hasta que retorne y viva tranquila en Wayári’, su territorio ancestral.

COMITE EJECUTIVO ONIC
Contacto ONIC: LUIS EVELIS ANDRADE 315-8572995 / Comunicaciones 312-6394123. / 2811845

Source ONIC

http://www.onic.org.co/nuevo/actualidad.shtml?x=991  

http://www.onic.org.co 

0000000000000=======0000000000000 

Source –

AFP- Via email –

http://www.afp.com   

Colombia-indígenas-DDHH,Nota

Los Nukak Makú, la última tribu nómada de Colombia, en riesgo de extinción

BOGOTA, 10 Oct 2006 (AFP) – Los Nukak Makú, una de las pocas tribus nómadas que sobrevive en América Latina, se encuentran al borde de la extinción tras una reducción de su población a menos de 500 personas en 18 años, alertó la Organización Nacional de Indígenas de Colombia (ONIC).
En 1988, cuando fueron contactados por primera vez, la población de Nukak Makú sumaba 1.300 indígenas pero ahora son menos de 500, de los cuales 160 se desplazaron a zonas urbanas tras la aparición de enfermedades desconocidas y la irrupción de grupos armados en su territorio, según la ONIC.
El gobierno colombiano dispuso hace dos meses el traslado de 160 miembros de esa etnia que se habían refugiado en el poblado de San José (sureste), capital del departamento de Guaviare, a un terreno de 20.000 hectáreas en la reserva forestal de Barrancón.
Pero una misión internacional que visitó hace dos semanas a los Nukak Makú asegura que los aborígenes están inconformes con la ubicación que se les asignó y reclaman apoyo para retornar a su territorio original de casi un millón de hectáreas.
Los Nukak reubicados en Barrancón dicen ahora que prefieren vivir bajo la amenaza de inseguridad en su territorio original y no sin perspectiva, “en condiciones deplorables de higiene y salud”, según relató a la AFP Philippe Matay, un cooperante belga.
“Ellos nos han dicho: ‘Nos ayuden o no, emprenderemos pronto una marcha para regresar a nuestro territorio'”, señala Matay, miembro de la llamada Comisión Internacional de Verificación sobre la Situación Humanitaria y Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de Colombia.
Los indígenas han solicitado que se les facilite transporte fluvial para acortar la enorme distancia que los separa de su lugar de origen en la selva, a varias semanas de camino.
Según Matay, los representantes Nukak expusieron a los verificadores internacionales que tienen problemas de insuficiencia alimentaria y de salud en la reserva que les fue entregada por el gobierno. Incluso, algunos de ellos han debido ser remitidos al hospital de San José para ser atendidos.
Los indígenas aseguran que en Barrancón existe un único tipo de bosque, lo que no les permite acceso a las más de 200 especies vegetales y animales que constituían la base de la alimentación que tenían en su territorio original, de un millón de hectáreas.
La ONIC advirtió en un documento que “las concepciones de retorno y reubicación permanente y temporal de la población indígena no están claras, o su uso confuso es premeditado”, lo que puede ocasionar, según ellos, el despojo a los Nukak de su territorio original.
Según Matay, la ayuda humanitaria otorgada a los desplazados tampoco ha sido adecuada: “las autoridades departamentales tienen buena voluntad pero hay una incomprensión entre los dos mundos: les han dado frijoles y lentejas (que no saben cocinar) y toallas higiénicas y pañales para niños que los Nukak terminaron utilizando como sombreros”, dice.
El delegado de la ONIC para los asuntos de los Nukak Makú, Iginio Obispo, indicó que la intención de la organización es tramitar una ayuda solidaria para trasladar a aquellos Nukak que se encuentran fuera de su territorio.

 ===========================================================

 In Memory of Mo be’ , Your Light will Shine

Advertisements
Explore posts in the same categories: Uncategorized

4 Comments on “Sacrifice of A Nakuk Maku Elder, a Sign of the Times”

  1. Zulma Ramirez Says:

    He leido bastante sobre la situacion actual de la gente Nukak Maku. Quisiera saber en terminos practicos como se puede colaborar para ayudarlos a regresar a su territorio de origen. Si se trata de dinero, cuanto es necesario y si de trata de hacer ruido y de recojer firmas…cuantas son necesarias?
    A movernos pues!!!
    Zulma

  2. Zulma Ramirez Says:

    El senor Luis Evelis Andrade tiene un email a donde lo pueda contactar?
    Zulma

  3. Lucho Says:

    Tenemos una amigo Ruth que esta trabajando con ellos via la UN.

    Si es grave pero hay que ayudar.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: